Los JMSP de México D.F. queremos compartirles la actividad que durante el pasado mes de Noviembre más nos lleno de alegría y que más nos gustó!

El día de todos los Santos celebramos a las millones de personas que con su obrar diario y ejemplo de vida han llegado al cielo.

Muchos de ellos son desconocidos para nosotros, pero de algo estamos seguros: sus vidas en la tierra fueron testimonios reales del inmenso amor de Dios hacia el hombre. La vida de un santo siempre es fascinante! No importa la época, el lugar o las circunstancias, el denominador común es que ellos hicieron cosas ordinarias de manera extraordinaria.

Además de una vida intachable, los santos , ya una vez reunidos con nuestro Creador, pueden interceder por nosotros. La intercesión de los santos significa que ellos, al estar íntimamente unidos con Cristo, pueden interceder por nosotros ante el Padre. Su intercesión es su más alto servicio al plan de Dios, podemos y debemos rogarles que intercedan por nosotros y por el mundo entero. La intercesora por excelencia es nuestra Hermosa Madre María, sin embargo, los santos también son importantes.

No solo ese día debemos recordarlos y pedir su ayuda, sino todos los días de nuestra vida.

Los JMSP decidimos conmemorar esta celebración compartiendo y dando a conocer a los demás a nuestro santo favorito. Cada uno habló un aproximado de diez minutos sobre el santo de nuestra predilección. Se habló desde santos tan antiguos como San José y San Antonio hasta santos más recientes como Padre Pio y San Josemaría Escrivá. Hubo grandes y pequeños, como María Goretti, otros de gran popularidad como San Charbel y Santa Teresita, y otros que muy pocos conocían como Santa Teresa de los Andes.

Sin embargo, todos compartían una fidelidad inmensa a Dios, a su Santísima Madre y a la Santa Iglesia Católica. Después de platicar anécdotas sobre estos santos, nuestro especial cariño y uno que otro milagrito de Dios utilizando a uno de ellos como intermediario, llegamos a una conclusión: TODOS, SIN EXCEPCION ESTAMOS LLAMADOS A SER SANTOS.

Suena increíble, pero ¿cómo se puede ser santo? He aquí ciertos tips que nos pueden ayudar a trabajar día con día nuestra santidad:

1. Tener un plan de vida; saber que es lo que quieres en la vida y trazar un plan para lograrlo.

2. Oración; esta es indispensable y nunca, por ningún motivo se debe dejar de lado, la oración hace milagros.

3. Frecuencia de los Sacramentos; por medio de estos Jesús actua directamente en nuestra vida.

4. Iglesia; nadie puede llegar a ser santo sin la ayuda de los demás, de su comunidad.

Para despedir esta pequeña nota con grandes noticias desde México, les dejamos frases y pensamientos de varios santos para que cada uno reflexione y escoja su favorita.

• “Todo santo tiene su pasado, es decir que todo pecador tiene su futuro” San Agustín

• “Reza, espera y no te preocupes. La preocupación es inútil. Dios es misericordioso y escuchara tu oración” Padre Pio

• “Siempre quiero negarme y renunciarme en todo, para así unirme más a Dios” Santa Teresita de los Andes

• “Voy a pasar mi cielo, haciendo el bien en la tierra” Santa Teresita del Niño Jesús

• “Amar a Dios en todas las cosas, y a todas las cosas en Él” San Ignacio de Loyola

Jóvenes Misioneros del Santo Padre ©2015 | Home | Joomla 3 Templates Joomlaskins