Orando la Cuaresma

Jóvenes Misioneros del Santo Padre - Estado de México / México


Esta vez los JMSP del Estado de México nos reunimos para adorar a Jesús en la Eucaristía. Asombrados por el misterio de tener a Dios, el mismo Dios, hecho pan delante de nosotros pasamos unas horas contemplando su grandeza y agradeciendo el amor que Jesús nos demuestra día a día.

Con esta actitud nos dispusimos a meditar en el tiempo litúrgico de la Cuaresma. Que son los 40 días que tenemos para reflexionar acerca del estado de nuestra alma y de la actitud que estamos teniendo frente a la vida. Para nosotros católicos, el tiempo de ayuno y oración significa un "entrenamiento" para fortalecernos y aprender a sobrellevar las tentaciones del pecado al que por propia humanidad tendemos. La Cuaresma es una época maravillosa para acordarnos del cielo. Nos preparamos para Semana Santa, tiempo en que recordamos la muerte de Cristo. Pero después de esa muerte viene la resurrección, y tener presente que ya tenemos la posibilidad de entrar a la gloria eterna, hace nacer en el alma una esperanza que difícilmente se puede apagar. 

Así que no sólo sufrimos por forjar la voluntad, ni ayunamos por adelgazar, NO! Los jóvenes que vivimos la Cuaresma estamos preparando el corazón para la dicha más grande, nos estamos preparando para entrar al cielo. Para vivir la Pascua con todo lo que ella implica, para un día disfrutar del gozo eterno junto con Cristo y La virgen en una gran fiesta que nos tienen preparada en nuestra morada celestial. Si quieres vivir esta alegría te invitamos a que te acerques a la confesión y a la comunión en este tiempo de Cuaresma. Verás como tu corazón cambiará después de hacerlo.  

¡Déjanos tu comentario!

Jóvenes Misioneros del Santo Padre ©2015 | Home | Joomla 3 Templates Joomlaskins