Visitando el convento de Padre Pío de Pietrecina

5 de octubre 2014 / Jóvenes Misioneros del Santo Padre-Monterrey


 

 

Este 5 de Octubre tuvimos la bonita experiencia de ir a misa en “El convento de PadrePío de Pietrelcina” Con nuestros hermanos Capuchinos, Nos reunimos muy temprano en la Parroquia ya listas para ir a Misa a las 10:00 am y en el camino veníamos escuchando una charla de Marino llamada “La vida en el Espíritu”. Llegamos al Convento un poco Antes de lo acordado, pero al llegar nos sentimos como en casa, los hermanos Capuchinos nos recibieron con una sonrisa tan grande y nos saludaron, nos preguntaron sobre el grupo, nuestra misión y nos dieron cordialmente la bienvenida. 

  

Al entrar al Templo pudimos observar la gran estatua que tenían de Padre Pio junto con su reliquia, mientras empezaba la misa un hermano Capuchino nos pidió oración por un trabajador que había fallecido un día antes, en la Fiesta de San Francisco de Asís, nos dijo que era irlandés y no hablaba muy bien Español pero que siempre dio ejemplo con su trabajo y su silencio, un gran ejemplo para todos nosotros porque no todos disfrutamos del silencio y para él era un estilo de vida. ¡Que Dios lo tenga en su Gloria! Nos gusto mucho la Homilía de Fray Anderson, un sacerdote Capuchino que solo nos reflejaba a Cristo en lo que decía y en su sonrisa a todos los Feligreses. Al final de la Misa nos pasaron al Frente junto con el grupo Jaire (un gpo de jóvenes que también venian con nosotros porque nos pusimos deacuerdo para ir juntos) y nos dieron la bienvenida invitándonos a que volviéramos a ir en un futuro.

Pasamos a el Santísimo a hacer una oración y a ver una nueva estatua de San Francisco, muerto, la cual nos dio gran testimonio de lo que fue el en su vida, un hombre entregado a Dios. Salimos a convivir con los capuchinos, llevamos comida para compartir con todos y gracias a Dios todos alcanzamos. Pudimos ver la humildad de los capuchinos ya que nosotros ensuciábamos platos y ellos siempre al servicio de los demás, los lavaban aunque varias veces les dijeron que así lo dejaran y otra persona los lavaba, ellos insistían.



Ya al final tuvimos una dinámica de convivencia con el grupo Jaire en la que cada uno dijo un breve testimonio de su vida antes de Cristo y su vida después de Cristo. Al final nos dimos cuenta que todos nosotros necesitábamos algo para ser felices y terminamos recurriendo al único que da la verdadera felicidad, Dios. A esta actividad también se nos unió Fray Pedro y nos conto su testimonio, el no pudo escuchar todos los testimonios pues tenia cosas que hacer pero le compartimos de la platica de Marino “La vida en el Espíritu” y nos agradeció.

Para terminar fuimos de nuevo al Santísimo a Cantar la canción de San Francisco de Asís “Hazme un Instrumento de tu Paz” a dar gracias a Dios y a pedir la Intercesión de San Francisco de Asís. Un seminarista que nos acompaño canto una bella canción a María que dice que solía cantarle San francisco de Asís mientras nosotros escuchábamos y en nuestro interior la repetíamos.

Fue una experiencia muy bonita pues tuvimos la bendición de conocer nuevas personas que también están caminando hacia Dios, compartimos nuestras experiencias y nos venimos con muchas bendiciones!

 

 

 

San Padre Pio, ¡Ruega por nosotros! San Francisco de Asís, ¡Ruega por nosotros!

 

 

 

¡Déjanos tu comentario!

Jóvenes Misioneros del Santo Padre ©2015 | Home | Joomla 3 Templates Joomlaskins